6 Técnicas en desplazamientos cutáneos para el cierre de grandes defectos de piel (2/2)

Siguiendo con el artículo publicado el pasado día 4 de Abril,

4) Plastia en V-Y

Se puede disminuir la tensión que impide el cierre de un gran defecto de piel mediante un corte cercano en forma de V. Esta incisión de descarga quedará abierta hacia el defecto cutáneo a cerrar y realizaremos el cierre de este nuevo corte después del cierre de la lesión inicial. Respecto al cierre de la V se  suturará inicialmente el vértice de esta hasta convertir la V en una Y. Así se prolonga la piel hacia el defecto en una distancia semejante a la base de la Y.

El defecto inicial se cierra lo que abre el corte en V, este se sutura el último. El pedículo central entre ambas heridas debe ser suficientemente ancho para recibir buena irrigación.

5) Colgajo de transposición y rotacional

Son colgajos pediculados de dermis y epidermis que requiere de un movimiento sobre su eje hasta rellenar la lesión. La piel a trasponer rota sobre su base desplazándose hasta cubrir el defecto cutáneo.

Puede ser un colgajo semicircular y va hacia el defecto o como rectángulo de piel con igual función, en este caso la base no debe ser menor que el extremo del pedículo para facilitar el riego.

Comparten un lado del defecto y esta zona común, límite colgajo-herida, puede requerir ser reavivada o eliminada en unos 2 milímetros si no es reciente o está contaminada.

El flap rectangular conviene que tenga una longitud menor al doble de su ancho para minimizar el riesgo de necrosis por falta de riego.

En el dibujo se presentan dos maneras de cubrir un defecto, deberá valorarse como siempre la  disponibilidad y elasticidad de tejido a trasponer para elegir la mejor opción.

Caso 5:    Plastia en V-Y + Colgajo de trasposición de rotación:

El defecto en este caso está sobre una zona de gran movilidad y abarca el 50% del codo en craneal. Se interviene manteniendo el miembro suspendido hacia arriba lo que permite tener toda la piel accesible y realizar los movimientos de flexión-extensión durante el cierre que garanticen la ausencia de tensión excesiva posteriormente.

En este paciente se utilizaron plastias en V-Y y otra de avance por rotación. Con ello se consigue en zonas complejas y móviles mas seguridad en el proceso de cicatrización. En la última imagen ya tenemos realizado el subcutáneo y falta la intradérmica que terminará de sellar las heridas.

 6) Colgajo de relajación o bipediculado.

Inicialmente tenemos un gran defecto. Cerca de él realizamos un corte con la parte cóncava hacia el área a cerrar, desinsertamos el subcutáneo del pedículo que queda en medio y cerramos la herida principal, posteriormente la herida de ayuda es suturada. El pedículo central igual que otros pedículos que se avanzan o rotan no debe ser muy estrecho.

La incisión de descarga se realizará paralela a la linea cutánea de tensión.

Entre el área a cerrar y la incisión de descarga queda un pedículo de tejido (área rectangular) que se moviliza en profundidad y avanza hacia el defecto. La herida nueva resultante se cierra con el acercamiento de sus bordes.

Caso 5:

El paciente  siguiente ilustra estos desplazamientos. Presenta un tumor en el 50% de su carpo cranealmente.

En el caso que sirve de ejemplo se realizó una incisión de descarga a la derecha de la imagen sobre los metacarpos,
que termina cerrándose en una dirección perpendicular al pedículo generado.

Sobre el área quirúrgica se valoran las lineas de tensión y hasta donde puede desplazarse el tejido cutáneo. En este caso se realizó otro corte de descarga en medial a la lesión que permitió un subcutáneo sin tensión como el mostrado en la última imagen, finalmente se practicaría una sutura intradérmica.

En otros casos donde se lleven a cabo incisiones relajantes pequeñas y no puedan cerrarse por la tensión estas terminan cicatrizando por contracción y finalmente epitelizan antes del mes. Es posible en torno  a un gran defecto realizar mas de una linea de cortes de relajación que se practicaría mas alejada.

Caso 6:

Un ejemplo de la técnica expuesta lo tenemos en este sarcoma que aparece delante de la rodilla, concretamente delante de la cresta tibial. No es una zona compleja pero al tratarse de este tumor se extirpó con amplios márgenes que siempre complican el cierre.

Las lineas de tensión durante la sutura del corte de relajación aconsejaron un cierre parcial en cruz de esta incisión de apoyo.

El cierre de la escisión del tumor se completa en linea aunque el cierre de la linea de descarga lateral se cierra en su mitad superior mediante una plastia en Y ejerciendo tensión inicialmente en tres puntos equidistantes donde encontramos mas laxitud. La mitad inferior no ofreció problemas para un cierre recto.

Son las tensiones durante el cierre las que debemos valorar en distintos momento y que dirigen el resultado final.

Autor: Rafael Segarra Menéndez (Veterinario Cirujano)

* Artículo propiedad de JGLOBAL2013,S.L. Queda prohibida su copia, distribución y publicación fuera de este blog